Fortuna móvil

¡El diamante es la forma más compacta, concentrada, y “móvil” de Fortuna!

El diamante, creado como una obra maestra de la naturaleza, hace miles de millones de años, es la forma más resistente, “móvil” y concentrada de fortuna.

Esta fortuna puede ser formada por una mayor cantidad de diamantes, para que resulte más fácil de dividir, para convertirla en más liquida financieramente, pero también puede ser formada por uno o varios diamantes de gran valor, que gracias a nosotros pueden vender con beneficio.

¡Los diamantes no tienen fronteras!

Los diamantes son la fortuna más “móvil” que puede ser concentrada en una cantidad reducida de piedras. ¡Por ejemplo, un diamante de tamaño de una moneda grande, puede tener el valor de varias toneladas de oro! En caso de peligro o cualquier otra necesidad, los diamantes pueden ser transportar rápidamente, invisibles a terceros no deseados.

Si es necesario ¡Los diamantes pueden ser una fortuna discreta!

Los diamantes son una forma ideal de inversión para aquellas personas que no desean, que su fortuna resulte vistosa para terceros, hablando metafóricamente y literalmente, para que pueda pasar desapercibida.

¡Los diamantes crean tradiciones, cuando pasan de generación a generación!

Gracias a los diamantes de inversión y las joyas únicas, pueden diversificar su fortuna, hacer una inversión de una rentabilidad muy alta, pero también pueden pasar esta fortuna a las próximas generaciones, para crear una tradición de inversión en bienes tan únicos y para crear una tradición de sucesión de propiedades, basada en activos únicos y duraderos, incluidos en activos históricos.

¡Los diamantes y la joyería de diamantes son símbolos del Éxito, Riqueza y Lujo, y el Lujo es después de todo una consecuencia de la Riqueza!

Los diamantes y joyería permiten fácilmente exponer su fortuna. Solamente Ustedes deciden, si los diamantes deben ser una fortuna discreta, o bien, evidente, de manifiesto.

¡Los diamantes son la inversión más estable!

El diamante era, es y será el activo más resistente a cualquier perturbación y alteración de mercados financieros, crisis económicas y geopolíticas.

Por lo tanto, se puede afirmar claramente que ¡Los diamantes son una inversión atemporal!